Cada vez hay más evidencias que muestran que el consumo moderado de vino tiene numerosos beneficios .

El consumo de vino anterior al diagnóstico podría reducir el riesgo de mortalidad y recaída entre los pacientes con linfoma no-Hodgkin, según un estudio de la Escuela de Salud Pública de Yale que se ha conocido en la reunión anual de la Asociación Americana de Investigación del Cáncer que se celebra en Denver (Estados Unidos).

Xuesong Han, primer autor del estudio, señala que "esta conclusión es controvertida porque beber en exceso tiene un impacto social negativo y sobre la salud y es difícil definir qué es moderado y qué excesivo. Sin embargo, estamos viendo de forma continua un vínculo entre el vino y los resultados positivos en muchos cánceres", explica Han.

El estudio es el primero en examinar el vínculo entre los pacientes con linfoma no-Hodgkin. Los autores analizaron datos de unas 546 mujeres con linfoma no-Hodgkin. Descubrieron que aquellas que bebían vino tenían un 76 por ciento de supervivencia a los cinco años en comparación con el 68 por ciento en las pacientes que no tomaban vino.

Además, la investigación descubrió que la supervivencia libre de la enfermedad en un periodo de cinco años era del 70 por ciento entre las que tomaban vino en comparación con el 65 por ciento en las que no lo hacían. El consumo de cerveza o de licores no mostró ningún beneficio.

Los autores también examinaron a subgrupos de pacientes con linfoma y descubrieron que el vínculo más fuerte se establecía entre el consumo de vino y los resultados favorables entre quienes padecían linfoma de células B, difuso. Estos pacientes tenían entre un 40 y un 50 por ciento de menos riesgo de mortalidad, recaída o cáncer secundario.

Los investigadores realizaron entonces un análisis para examinar el efecto del consumo del vino entre aquellos que habían tomado vino durante al menos 25 años antes del diagnóstico. Los pacientes de linfoma no-Hodgkin que tomaron vino durante este periodo tenían entre un 25 y un 35 por ciento menos de riesgo de mortalidad, recaída o cáncer secundario.

Los pacientes con linfoma de células B grandes tenían alrededor de un 60 por ciento menos de riesgo de mortalidad, recaída o cáncer secundario si habían tomado vino durante al menos los 25 años previos al diagnóstico.

 

Ver también

La píldora anticonceptiva podría reducir…

La reducción del riesgo no fue mayor entre las mujeres que usaron la píldora durante temporadas más largas .

El peróxido de hidrógeno dirige las célu…

Se conocía el mecanismo que atrae a los leucocitos a las áreas con inflamación crónica, pero en el caso de las heridas aisladas físicamente, se desconocía cuál era la señal...

Nuevas claves en el entendimiento de la …

El trabajo ofrece una visión distinta de los modelos teóricos de la función cortical, que infravalora la proporción de conexiones entre neuronas a larga distancia. .

Sponsor