Se generan células iPS humanas que mantienen sus propiedades de células madre similares a las embrionarias después de eliminar los genes que las reprograman.

Investigadores del Instituto Whitehead de Investigación Biomédica en Cambridge (Estados Unidos), que publican su trabajo en la revista Cell, han convertido después estas células reprogramadas o células madre pluripotenciales inducidas (células iPS) en neuronas productoras de dopamina, el tipo celular que se degenera en los pacientes de Parkinson.

Desde agosto de 2006, los investigadores han estado reprogramando células adultas en células iPS utilizando virus para transferir cuatro genes (Oct4, Sox2, c-Myc y Klf4) al ADN de las células. Aunque estos genes son necesarios para reprogramar las células, el oncogen c-Myc en particular puede causar cáncer. 

Además, estos cuatro genes interactúan con los otros 3.000 genes de la célula, lo que podría cambiar las funciones celulares. Por ello, dejar los genes después de reprogramar las células podría causar alteraciones no deseadas que limitaran el uso terapéutico de estas células o su empleo en estudios farmacológicos o sobre las enfermedades.

Los investigadores utilizaron en su trabajo virus para transferir los cuatro genes reprogramantes y un gen que codifica la enzima Cre en las células de la piel de pacientes con Parkinson. Los genes reprogramantes fueron limitados por secuencias cortas de ADN, llamadas loxP, que eran reconocidas por la enzima Cre.

Después de que las células de la piel fueran convertidas en células iPS, los investigadores introdujeron la enzima Cre en las células, lo que eliminó el ADN entre las localizaciones de loxP y con ello los genes reprogramantes de las células. El resultado es un conjunto de células iPS con genomas casi idénticos a los de los pacientes de enfermedad de Parkinson de los que se tomaron las células de la piel originales.

Tras ello, los investigadores diferenciaron las células reprogramadas en células nerviosas productoras de dopamina. En los pacientes de Parkinson estas células del cerebro mueren o se vuelven defectuosas, lo que causa los síntomas clásicos de la enfermedad como temblores, lentitud de movimientos y problemas de equilibrio. 

Estas células residen en el cerebro de los pacientes y no pueden obtenerse con facilidad para investigar el progreso de la enfermedad a nivel celular, qué es lo que elimina las células o qué podría prevenir el daño celular. Por ello, la capacidad para crear células iPS específicas del paciente, derivar células productoras de dopamina y estudiar las células específicas del paciente en el laboratorio sería un gran avance para los investigadores de la enfermedad de Parkinson. 

Según los investigadores, a pesar de que estos resultados iniciales son muy prometedores, el siguiente paso es utilizar estas células iPS como modelos de la enfermedad, algo que supone un auténtico reto en el que consideran que será necesario invertir una gran cantidad de trabajo.

Ver también

Depresión, ansiedad e insomnio tienen un…

Los efectos genéticos compartidos entre el insomnio, la depresión y la ansiedad sugieren que existen mecanismos genéticos que se solapan y que vinculan estos trastornos.

Un menor peso al nacer aumenta el riesgo…

Los que nacen pequeños para su edad gestacional tienen sistemas inmunes débiles pero a los 6 años de edad tienen mayor número de leucocitos. .

Un equipo del Hospital Clínico de Barce…

Muy pocos procedimientos de estas características que se han llevado a cabo en el mundo. .

Sponsor