Se trata de dos vacunas terapéuticas a añadir a las terapias estándar que se aplican a los afectados de melanoma y linfoma no Hodgkin.

Las conclusiones preliminares de dos estudios internacionales muestran que añadir dos vacunas terapéuticas a las terapias estándar que se aplican a los afectados de melanoma y linfoma no Hodgkin aumentan la supervivencia de los pacientes cinco y catorce meses, respectivamente. Los informes han sido presentados en la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO), celebrada en Orlando y que congrega a más de 30.000 profesionales.

El autor principal del estudio y director médico del Center for Cancer Care at Goshen Health System en Indiana, Douglas Schwartzentruber, ha destacado que "el melanoma es un cáncer de piel muy difícil de tratar con éxito y es muy resistente a la mayoría de las terapias"; de modo que "estos resultados ofrecerán a los pacientes la esperanza de que se están consiguiendo algunos progresos contra esta enfermedad".

La vacuna contra el melanoma está hecha con un antígeno de una proteína del propio tumor y, cuando se administra, estimula la creación de células T, un tipo de glóbulos blancos capaz de atacar las células del melanoma. Los investigadores han destacado que el estudio refleja "una tendencia hacia la mejora de la supervivencia global entre los pacientes que recibieron la vacuna junto con la terapia estándar, quienes vivieron casi cinco meses más que aquellos que recibieron únicamente el tratamiento estándar". La vacuna fue bien tolerada por los pacientes, quienes como efectos secundarios sólo tuvieron hinchazón y enrojecimiento en el lugar de inyección.

Por su parte, el estudio sobre el linfoma no Hodgkin pone de relieve que los pacientes que recibieron la vacuna experimentaron una supervivencia libre de enfermedad de unos 44 meses. Este dato supone un aumento del 47 por ciento en comparación con los 30 meses de supervivencia de los pacientes del grupo que no recibió la vacuna. Esta vacuna también se obtiene a partir del propio tumor.

El profesor asociado en la Universidad de Pennsylvania y autor principal del estudio, Stephen J. Schuster, ha destacado que, con esta vacuna, se entra "en una época en la que se podrá utilizar el sistema inmunológico del paciente para luchar eficazmente contra el linfoma y mejorar la respuesta a la quimioterapia convencional". Asimismo, ha resaltado que esta vacuna potencia la actuación del sistema inmunológico del paciente para buscar y destruir sólo las células B del tumor no Hodgkin, por lo que este enfoque podría ser aplicable al tratamiento de otros linfomas de células B.

 

Ver también

Un gramo de omega-3 al día reduce la mor…

Un estudio previo, denominado GISSI-Prevenzione, ya había demostrado que el tratamiento diario con un gramo de omega-3 en pacientes que habían sufrido un infarto de miocardio suponía una reducción del...

La píldora anticonceptiva podría reducir…

La reducción del riesgo no fue mayor entre las mujeres que usaron la píldora durante temporadas más largas .

Exponerse a ciertas sustancias químicas …

Los sulfonatos, como la comida embasada, pesticidas, ropa, tapicerías, alfombras o los productos de cuidado personal, pueden estar asociados a la dificultad de algunas mujeres para quedarse embarazadas. .

Sponsor