Las fracturas por osteoporosis representan un creciente problema de salud y se espera una mayor incidencia a medida que la población envejece.
.

Las mujeres y hombres de 60 años o más que tienen una fractura por osteoporosis de bajo nivel tienen un mayor riesgo de mortalidad en los siguientes 5 a 10 años, en comparación con la población general, según un estudio del Investigación Garvan de Investigación Médica del Hospital Saint Vincent en Sidney en Australia. Además, aquellos que sufren otra fractura aumentan su riesgo en mayor medida en 5 años adicionales. Los resultados del estudio se publican en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA).

Los científicos, dirigidos por Dana Bliuc, examinaron el riesgo a largo plazo de mortalidad después de todos los tipos de fracturas osteoporóticas en mujeres y hombres en grupos de edad diferentes y la asociación de las subsiguientes fracturas con el riesgo de mortalidad.

En comparación con la población general, se observó un mayor riesgo de mortalidad en todos los grupos de edad después de fracturas de cadera, vertebrales y graves en los siguientes cinco años tras la fractura excepto en el caso de fracturas menores, donde se detectó un mayor riesgo de mortalidad sólo aparente en aquellas personas con 75 años o más. Después de cinco años, el riesgo de mortalidad disminuía, con la mortalidad asociada a las fracturas de cadera aún elevada hasta los 10 años siguientes. Después de los 10 años, las tasas de mortalidad no eran diferentes a las de las personas de esa edad en la población general.

Según los investigadores, las fracturas que no son vertebrales o de cadera no suelen tenerse en cuenta en este tipo de estudios y constituyen casi el 50 por ciento de las fracturas estudiadas pero también se asociaron con el 29 por ciento de la mortalidad prematura. El riesgo de mortalidad disminuía con el tiempo, sin embargo, la ocurrencia de una fractura posterior se asociaba con un riesgo de mortalidad entre tres y cuatro veces mayor en los siguientes 5 años.

Los indicadores de mortalidad después de cualquier fractura por fragilidad tanto en hombres como en mujeres incluían edad, debilidad de los cuadriceps y fracturas posteriores pero no enfermedades coexistentes. La densidad mineral ósea baja y haber fumado eran también indicadores en las mujeres y la menor actividad física en los hombres.

Según los investigadores, estos datos sugieren que la fractura es un indicador que supone un aumento del riesgo de mortalidad, relacionado a un mayor riesgo subyacente tanto de fractura como de mortalidad en el caso de las mujeres o a algunos aspectos de la fractura en sí misma como parece ocurrir en los hombres.

En global, el estudio subraya la mortalidad prematura asociada con todo tipo de fracturas, en particular con las que se producen después de una fractura en todos los espectros de edad de hombres y mujeres mayores.


Ver también

Internet desplaza a la TV entre los adul…

La mayoría de mujeres adultas confesó que preferiría dejar de ver televisión  por dos semanas antes que quedarse sin Internet una semana.

La Hipertensión puede tener origen viral

Proporciona a los médicos un método completamente nuevo para tratar la hipertensión con terapias antivirales o vacunas. .

Cada año mueren más de 3 millones de niñ…

SEPAR asegura que es importante que el personal sanitario reconozca y evalúe los factores de riesgo y prevenga las enfermedades relacionadas con el medioambiente. .

Sponsor