Según revista Fertility and Sterility 2009
.


Ahmad Hammoud (Universidad de Utah, Salt Lake City, EE.UU.) y colaboradores analizaron los parámetros espermáticos obtenidos de 1.699 análisis de semen y 877 inseminaciones en hombres con una edad promedio de 32,8 años en un área geográfica limitada a lo largo de un periodo de 5 años y los relacionaron con la exposición a niveles de contaminación ambiental por partículas de materia transportadas en el aire de un diámetro máximo de 2,5 mcm (PM 2,5).

Los investigadores hallaron que los niveles altos de contaminación se correlacionaron con una disminución del 3,4 y del 2,7 por ciento en la motilidad espermática en los controles de 2 y 3 meses respectivamente, posteriores a la exposición. No se observaron correlaciones entre la morfología y la concentración espermática y los niveles de PM 2,5.

Se postula que las partículas contaminantes PM pueden producir estos cambios por transportar elementos con múltiples rastros e hidrocarburos aromáticos policíclicos responsables de alteraciones endocrinas.

Por esta razón los investigadores sugieren que se debe incluir dentro de las exigencias de niveles seguros de contaminación ambiental, no solamente la salud respiratoria sino también la salud reproductiva masculina.