Las alteraciones también pueden estar presentes en virus responsables de otras enfermedades, desde la gripe al sida.
.

Un estudio llevado a cabo por científicos españoles, publicado en Genoma Research, demuestra que el material genético de tres virus oncogénicos (virus del papiloma humano, virus de la hepatitis B y virus de Epstein-Barr) sufre importantes cambios durante la progresión del cáncer. Este hallazgo, que podría tener implicaciones en el desarrollo de nuevos métodos de prevención, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad, es especialmente relevante, dado que, aproximadamente, el 15 por ciento de los casos de cáncer están relacionados con una infección vírica. Sin embargo, aún no quedan claros los mecanismos que hacen que algunas personas portadoras de un virus oncogénico acaben desarrollando un tumor.

En el trabajo, dirigido por Manel Esteller, director del Programa de Epigenética y Biología del Cáncer (PEBC) del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL)- Instituto Catalán de Oncología (ICO) e investigador ICREA, han participado también profesionales del Hospital Universitario de Bellvitge.

Estos expertos aseguran que, en todo el mundo, la mayoría de la población está infectada con el virus de Epstein-Barr y millones de personas lo están con el virus del papiloma humano (VPH) o con el virus de la hepatitis B (VHB). El VPH es una causa necesaria para la aparición del cáncer de cuello de útero, el VHB está relacionado con el cáncer de hígado y el virus de Epstein-Barr con cierto tipo de linfomas.

Sin embargo, la mayoría de los infectados no desarrollarán estas enfermedades. Por tanto, entender como, en algunos casos, estas infecciones progresan hasta provocar un cáncer es esencial para desarrollar nuevos métodos para atacar los virus y evitar la enfermedad.

El genoma de los virus, como el de los organismos celulares, está sometido a ciertas modificaciones químicas. En los animales, estas alteraciones epigenéticas del material genético son diferentes en diferentes tejidos del mismo individuo, en diferentes individuos –también en gemelos idénticos- y también son diferentes cuando se está sano de cuando se está enfermo.

En este estudio, un equipo internacional de científicos ha elaborado el mapa completo de la metilación del ADN -un tipo específico de modificación química del material genético- en el genoma de tres virus relacionados con tumores: el virus del papiloma humano, el virus de la hepatitis B y el virus de Epstein-Barr. Además, han comparado el metiloma (el mapa de la metilación) en portadores asintomáticos del virus, en pacientes con una infección activa y en pacientes que están desarrollando un cáncer relacionado con el virus.

Los científicos han observado que la metilación es muy diferente en el virus de personas asintomáticas, en el caso de infecciones activas, y en el de enfermos de cáncer. “Cuando pasamos de los portadores asintomáticos a los estadios intermedios de la enfermedad y de aquí a los enfermos de cáncer el genoma del virus no cambia demasiado, pero su epigenoma es totalmente diferente”, explica Manel Esteller. En concreto, los investigadores han visto que los genomas de los virus están progresivamente más metilados en pacientes que han desarrollado un cáncer.

Según Esteller, los virus se aprovechan del mecanismo de metilación de las células del organismo para modificar su propio ADN. Utilizarían esta metilación para burlar al sistema inmunitario y pasar desapercibidos al organismo. “Estos resultados son sorprendentes, y explicarían por qué algunos de estos virus sobreviven durante largos períodos de tiempo en nuestro organismo”, añade Esteller.

Este hallazgo abre nuevas puertas para el estudio, el diagnóstico y el tratamiento de tumores relacionados con los virus. Además, los cambios observados en estos tres virus también podrían estar presentes en otros virus oncogénicos o en virus que provocan otras enfermedades, desde la gripe hasta el sida. Para Esteller, la metilación del virus podría servir de marcador sobre la progresión de la enfermedad y la aplicación de fármacos que revertieran la metilación del ADN podría servir para combatir estos mecanismos que permiten a los virus engañar al sistema inmunitario.

Ver también

La siesta más beneficiosa es aquella que…

La siesta que más beneficia a la salud es aquella que dura un máximo de 30 minutos y que se realiza en el sofá.

Conozca el primer móvil solar en venta

Con 10 minutos expuesto al sol genera varios minutos de juego o dos horas de funcionamiento. Es resistente al agua y se puede utilizar hasta en la ducha. .

Doce sociedades científicas presentan a …

La iniciativa, que arranca de una propuesta de la Sociedad Española de Medicina Interna, está basada en experiencias como el 'Choosing Wisely' en EEUU o la desarrollada por el NICE...

Sponsor

Nuestros visitantes

Copyright Galenoscopio.org
Politica de privacidad
Design and code by CooLWeb.eu