Lleva a la posibilidad de realizar un 'screening' genético unido a tratamientos individualizados.
Tres investigaciones presentadas en la XI Reunión General de la Sociedad Americana de Microbiología, que se celebra en San Diego, Estados Unidos, han confirmado que existe una asociación entre diversas bacterias presentes en el intestino y el desarrollo de la obesidad.

Así, el primer estudio, presentado por el Instituto de las Ciencias del Genoma de la Universidad de Maryland, ha determinado que hay una interacción entre factores genéticos y la composición de la flora intestinal que predispone a algunas personas a padecer obesidad.

Al comienzo de la investigación, Margaret Zupancic y su equipo no hallaron relación entre la composición de la bacteria y la obesidad, pero cuando se analizaron los datos genéticos de los participantes en el estudio, se comenzaron a establecer patrones.

Uno de ellos es "la significativa relación entre la existencia del gen 'FTO' (asociado con la obesidad) y la presencia de ciertos grupos de bacterias en el tracto digestivo", ha explicado Zupancic.

Igualmente, han determinado que las personas con algunas variaciones genéticas en los receptores del gusto, tienen un nivel bajo de diversidad bacteriana en el intestino, lo que se asocia con unas mayores posibilidades de padecer obesidad.

El segundo estudio, presentado por el Centro de Investigación en Cáncer Fred Hutchinson, en Seattle, ha encontrado una relación positiva entre la bacteria 'bacteroidetes' y el porcentaje de grasa corporal.

Sin embargo, otro de los estudios presentado por el Instituto de Salud y Nutrición EHT de Zurich, en Suiza, no ha logrado encontrar diferencias entre las bacterias de poblaciones normales y obesas, especialmente entre los niños. Pero igualmente ha comprobado la existente relación de las bacterias en el desarrollo de la obesidad.

Así, ha analizado las diferencias bacterianas entre niños en normopeso y niños obesos, descubriendo que "los microorganismos presentes en niños obesos convierten más eficientemente los sustratos de los alimentos en energía", según ha afirmado una de las investigadoras del equipo, Amanda Payne.

A consecuencia de esto, se produce un aumento de la conversión de ácidos grasos en triglicéridos y glucosa en el hígado, un proceso que "puede aportar un 10 por ciento más de energía y por tanto, un incremento del peso", ha señalado Payne.

La investigadora ha explicado que gracias a estos resultados, se podrán empezar a diseñar tratamientos específicos que reduzcan o modifiquen la actividad de estas bacterias de forma que se reduzca la absorción de energía de los alimentos.

Ver también

Aprueban el uso del primer medicamento p…

Los pacientes con esta patología son incapaces de manejar las partículas de grasa en su plasma sanguíneo y temen comer una comida normal porque puede provocarles una inflamación aguda del...

Las personas de baja estatura tienen más…

Los hombres con una talla inferior a 1,73 cm tienen un 37% más probabilidades de morir por enfermedades cardiovasculares.

Pacientes con VIH son más propensos a mo…

Un estudio señaló que la muerte súbita por esta afección fue la segunda causa de muerte más común entre los seropositivos, después del sida.

Identifican una diana molecular para com…

La expresión en exceso del gen AEG1 en líneas celulares de hígado humanas modificadas, producía una aceleración del crecimiento celular y el desarrollo de tumores muy agresivos si se trasplantaban...

La transmisión del VIH podría evitarse c…

Se trata de un antioxidante natural que combina dos mecanismos diferentes frente a esta enfermedad, la actividad antiviral directa y la antiinflamatoria.

Hallan los genes que regulan la relación…

La investigación se ha realizado en un modelo experimental animal, pero los resultados son extrapolables a los mamífero.

La higiene dental previene enfermedades …

El cepillado los dientes está relacionado con el desarrollo de enfermedades del corazón.

Se descubre una nueva vacuna, más segura…

La revista The Lancet publica los primeros resultados de un ensayo para una nueva vacuna contra el dengue que muestra una mayor eficacia y seguridad respecto a los ensayos anteriores.

Desarrollan una prueba de la hepatitis C…

Señalan que la prueba es tan sensible como al menos dos de las mejores pruebas existentes en el mercado, pero mucho más económica . .

Copyrights © 2015 Galenoscopio.org| Designed by CooLWeb