La investigación se ha realizado en un modelo experimental animal, pero los resultados son extrapolables a los mamífero.

Un equipo de biólogos de la Universidad de Nueva York (Estados Unidos), en colaboración con neurobiólogos de la Universidad de Massachusetts, ha logrado aislar genes que regulan el conflicto sueño-hambre. Este hallazgo, que aparece publicado en el último número de 'Current Biology', ofrece nueva información sobre cómo elige el cerebro entre distintas conductas claves para la supervivencia.

Estudios anteriores han demostrado que los sistemas neuronales que controlan el sueño y la alimentación en los mamíferos están interconectados: la falta de sueño hace que tengamos ganas de comer y el hambre quita las ganas de dormir. Sin embargo, se sabía poco sobre los genes y bases neuronales de esta interacción. Estos investigadores buscaron determinar qué genes son responsables de esta asociación de comportamientos.

Para ello examinaron la genética de la mosca de la fruta 'Drosophila', ya que la estructura genética que controla el reloj molecular de estos animales tienen genes homólogos con funciones similares en los mamíferos, como aquellos mecanismos que controlan el sueño y la vigilia o el metabolismo. Por estos parecidos fue posible identificar, en la mosca de la fruta, los genes que pueden ser utilizados para tratar problemas humanos, como los relacionados con el sueño y el metabolismo.

En primer lugar, los científicos determinaron que, en las moscas de la fruta, la privación de alimento les producía insomnio, lo que significa que la falta de comida afecta las conductas de sueño de estas moscas de la misma forma en la que lo hace sobre el sueño de los mamíferos.

Después, se propusieron aislar los genes y neuronas responsables de regular estos comportamientos y, tras realizar un 'screening' inicial de 2.000 genes, identificaron cerca de 12 implicados en la interacción entre alimentación y sueño.

Entre esta docena de genes, eligieron dos --Clock (Clk) y cycle (cyc)-- que juegan un papel en la regulación del reloj biológico de las moscas de la fruta. Ambos genes, cuya actividad era particularmente importante tanto en el sueño como en la alimentación, están también presentes en los mamíferos.

Con el objetivo de determinar el impacto de estos dos genes en la relación entre sueño y alimentación, los investigadores examinaron a las moscas de la fruta con y sin los genes Clk y cyc en condiciones de privación de alimento, en las que las moscas sólo recibían un gel líquido que contenía nutrientes cada 24 horas. Después, controlaron sus movimientos para determinar las características de su sueño.

Los resultados demostraron que dormían tres o cuatro veces menos las moscas hambrientas que no tenían los genes Clk y cyc, en comparación con aquellas que poseían estos genes. Así, los resultados demostraron que ambos genes ayudaban a conciliar el sueño en condiciones de privación de la alimentación.

Según el investigador del Departamento de Biología de la Universidad de Nueva York Alex Keene, autor principal de este estudio, "este es un importante avance en el campo de las aproximaciones a la genética relacionada con las conductas". "Sabemos que el cerebro está conectado para realizar más de dos acciones a la vez, pero era menos evidente el rol que los diferentes genes jugaban en estas acciones".

Tomado de Europapress.es/salud

Ver también

El 56% de los europeos está a favor de s…

Bruselas, a través del comisario europeo de Salud y Consumo, anima a los países a endurecer las legislaciones antitabaco.

Hallan el primer gen común en enfermedad…

El gen ISL1 es crucial en la regulación del desarrollo temprano de las células madre cardíacas.

Investigadores descubren el mecanismo qu…

El trabajo ayuda a entender los procesos de unión entre las células que es clave para el desarrollo de los tejidos. .

Sponsor

Nuestros visitantes

Copyright Galenoscopio.org
Politica de privacidad
Design and code by CooLWeb.eu