El informe presentado en España, nos daría a conocer como en América Latina hacen falta estudios similares ya que la mortalidad podría ser mucho mayor.
.

El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia Faros, impulsado por el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, ha presentado un informe que analiza la incidencia de los accidentes –caídas, asfixia, quemaduras, accidentes de tráfico e intoxicaciones- en la mortalidad y hospitalización de la población infantil en España.

Los accidentes que sufren niños y adolescentes constituyen un grave problema de salud. Son una de las principales causas de mortalidad en la población infantil española (la primera en el caso de los niños). En España la tasa de defunción por accidente es de 4,55 por cada 100.000 en el caso de los bebés menores de un año, de 4,40 en el grupo de niños de 1-4 años; 2,81 en el grupo de 5-9 años, 3,04 en el grupo de 10-14 años y de 18,35 en el caso de los adolescentes de entre 15 y 19 años.

Las muertes son sólo la punta del iceberg de un problema social y sanitario más grave que afecta también a un gran número de menores que tendrán que ser hospitalizados y/o sufrirán discapacidades a consecuencia del accidente. El impacto sanitario de estas lesiones se puede representar gráficamente mediante una pirámide en la que las defunciones ocupan el vértice y las lesiones no mortales, la base.

De los datos recopilados en este informe se desprende que por cada niño que muere en España a consecuencia de un accidente, 64 son ingresados en el Hospital y 3.500 requieren algún tipo de atención sanitaria o ve dificultada su actividad diaria.

Los atragantamientos y las intoxicaciones se dan con más frecuencia en los niños más pequeños mientras que al final de la infancia y al inicio de la adolescencia son más frecuentes los golpes contra personas y objetos. Las caídas y los accidentes de tráfico tienen un papel destacado en todas las edades.

El 10 por cientyo de los niños sufre un accidente durante su primer año de vida, principalmente caídas, quemaduras o golpes. La tasa de mortalidad en España por accidentes en menores de un año es de 8 bebés por cada 100.000, una de las más altas de Europa Occidental. La asfixia por atragantamiento o por inmersión, los accidentes de coche, las caídas y las quemaduras son las principales causas de estas muertes.

Según la Encuesta Nacional de Salud de 2006, un 9,63 por ciento ha sufrido un accidente en los últimos 12 meses. Los accidentes son ya la primera causa de mortalidad en esta franja de edad (representan el 23,53 por ciento de las defunciones). Los accidentes de tráfico, las caídas y las quemaduras están detrás de la mayoría de estas muertes.

El 13,79 por ciento de los niños ha sufrido un accidente en los últimos doce meses, principalmente una caída o un golpe con un objeto, según la Encuesta Nacional de Salud de 2006. Uno de cada tres menores de entre 5 y 9 años mueren a consecuencia de una lesión no intencionada: un accidente de tráfico en más de la mitad de los casos (52 por ciento), ahogamiento (15,94) o a consecuencia de quemaduras (6,09).

El 61 por ciento de los niños de entre 10 y 14 años que mueren fallecen a consecuencia de una lesión no intencionada. El 63por ciento de estas muertes son por accidentes de tráfico, el 9 por ahogamientos y el 5 por caídas.
La tasa de mortalidad en España en esta franja de edad es alta respecto a la de otros países de Europa Occidental.

Por otro lado, los accidentes son la primera causa de mortalidad en la adolescencia en España. El 61 por ciento de las muertes en la población adolescente son a consecuencia de una lesión no intencionada. Es una de las tasas de mortalidad más altas en Europa. En un 76 por ciento de estas muertes, la causa es un accidente de tráfico y en un 5, un ahogamiento.

Los niños que proceden de familias monoparentales, los hijos de madres muy jóvenes o con un bajo nivel educativo, viven en una vivienda deficiente o tienen una historia familiar de abuso de alcohol y otras drogas corren más peligro de sufrir un accidente.

 

Ver también

El tabaquismo pasivo también puede afect…

En Estados Unidos dos de cada tres niños de entre 3 y 11 años están expuestos al humo del tabaco.

Una vacuna podría evitar la otitis en lo…

La inmunización transcutánea es un medio eficaz para prevenir las infecciones de oído; es simple y barata para administrar vacunas. .

Los bebés tienen capacidad de aprender c…

Un estudio pionero de la Facultad de Psicología de la Universidad de Barcelona, así lo confirma. .

La música podría aliviar el dolor y fome…

Un número en aumento de unidades neonatales están utilizando la música como método para mejorar aspectos conductuales y fisiológicos. .

Desarrollan un nuevo tratamiento que pue…

En los países occidentales afecta al 2 por ciento de la población, principalmente a niños y adultos jóvenes. .

Los juegos en Internet podría promover l…

Mediante intervenciones de los anuncios en forma de juegos informáticos en Internet, como los que suelen desarrollarse para promover una marca. .

Los bebes lloran en su idioma materno, s…

Prefieren las pautas sonoras típicas de la lengua oída desde el vientre. El llanto es importante para el desarrollo del lenguaje. .

“La prevención de la osteoporosis se rea…

Así lo han asegurado en la reunión anual del el Grupo de Osteoporosis de Aragón. .

La leche es la primera causa de alergia …

Aunque es la primera alergia alimentaria en aparecer en los niños, suele superarse espontáneamente en los primeros años de vida. .

Copyrights © 2015 Galenoscopio.org| Designed by CooLWeb