shocksepticoEl Shock séptico es una emergencia clínica que ocurre en más de 230000 pacientes en Estados Unidos al año.

En casos de infecciones documentadas o sospechas, el shock séptico se define clínicamente como una presión sistólica (≤ 90 mmHg) o presión arterial media baja (≤ 65 mmHg), acompañados de signos de hipoperfusión ( como oliguria, hiperlactemia, percusión periférica pobre o estado mental alterado).

Ecografía orientada es lo que se recomienda para el rápido reconocimiento de su fisiología complicada (por ejemplo hipovolemia o shock cardiogénico), mientras que el monitoreo hemodinámica invasivo se recomienda sólo en algunos pacientes seleccionados.

En casos de shock séptico, tres ensayos clínicos aleatorizados demostraron que el cuidado protocolizado ofrece poca ventaje comparado con el manejo sin protocolos. El uso de hidroxietilalmidón ya no es recomendado, y el debate continua sobre el uso de varias soluciones cristaloides y albúmina.

Conclusiones y relevancia:

El diagnóstico rápido del shock séptico comienza con la obtención de la historia médica y la realización de un examen físico de los signos y síntomas de infección; y podría requerir el uso de ecografía para reconocer las manifestaciones fisiológicas más complejas del shock. Los médicos debemos entender la importancia de la administración rápida de fluidos intravenosos, así como de medicación vasoactiva que ayude a restaurar la circulación adecuada, y también conocer las limitaciones de las terapias basadas en protocolos, tal cual refiere esta nueva evidencia mostrada en este artículo.

 

Más información: JAMA. 2015;314(7):708-717

 

 

 

Copyrights © 2015 Galenoscopio.org| Designed by CooLWeb