dermatitis atopicaLa dermatitis atópica es una patología bastante frecuente en los niños, dos tercios de los cuales tienen formas leves que se pueden tratar desde Atención Primaria.

La dermatitis atópica afecta un número sustancial de niños, muchos de ellos acuden a su pediatra para valoración e inicio de tratamiento, pero también muchos de ellos acuden a valoración por su Equipo de Atención Primaria.

Aproximadamente dos tercios de estos pacientes tiene una enfermedad leve y puede ser adecuadamente manejada desde el nivel de Atención Primaria. Sin embargo, las más recientes guías de tratamiento son escritas dirigidas a un uso por especialista y presentan faltas de ciertos elementos que podrían hacerlas más útiles a los servicios de Atención Primaria.

En este artículo se evalúan las guías más recientes de tratamiento en términos de criterios de evaluación, recomendaciones de tratamiento, utilidad, accesibilidad y aplicabilidad por no especialistas, y las integra con evidencia clínica para presentar un modelo de tratamiento basado en severidad para el manejo de la mayoría de casos de dermatitis atópica.

Aunque debemos de tener en cuenta que la situación de cada paciente es única, la individualización de los planes de tratamiento son tan críticos como lo es la comunicación eficiente y la implementación de planes con los pacientes y cuidadores.tratdermatitis

En esta guía vemos que el manejo de la dermatitis leve debe hacerse con cuidado de la piel (usando baños tibios y cremas hidratantes), medidas antisépticas y con medidas para evitar nuevos cuadros (evitar uso de irritantes, temperaturas extremas y alérgenos probados); en estos casos se puede utilizar un corticoesteriode de baja potencia (clase VII) 2 veces al días hasta 3 días después de la desaparición de la lesión.

En casos más severos, se pueden utilizar pimecrolimus/tacrolimus o corticoesteroides de potencia moderada (III-IV) una o dos veces al día (excepto en cara y ojos), teniendo en consideración la posibilidad de uso de antibióticos así como la de un diagnostico diferente.

Artículo completo en: PEDIATRICS Volume 136, number 3, September 2015

Copyrights © 2015 Galenoscopio.org| Designed by CooLWeb