maniobrataquicardiaSe presenta una nueva técnica para el tratamiento de taquicardia supraventricular estable.

La taquicardia supraventricular (TSV) es un ritmo definido como latido cardiaco rápido que excede los 100 latidos por minuto y que termina repentinamente. Esto puede ocurrir en personas sanas y causar palpitaciones, molestias en el pecho, disnea, sudoración, mareo y fatiga. Los tipos más comunes de TSV son la taquicardia nodal auriculoventricular de reentrada (AVNRT), la taquicardia auriculoventricular de reentrada, la taquicardia auricular y la fibrilación auricular/flutter; siendo las dos primeras dependientes del nodo AV.

Los paciente hemodinámicamente inestables con TSV deben ser tratados con cardiversión eléctrica; si el paciente se encuentra estable, la terminación de la taquicardia aguda puede conseguirse con maniobras vagales (VMs) o terapia médica. Como el nombre indica, lo que se hace es estimular el nervio vago y esto disminuye los latidos cardíacos. La maniobra de Valsalva, masaje carotídeo y el hielo en la cara son las maniobras vagales más comunes. El porcentaje de éxito de las VMs varían de entre 19.4% a 54.3%, esto se ve limitado debido a –por ejemplo- que si la cooperación del paciente es limitada, la maniobra de Valsalva será inafectiva. El masaje carotídeo puede ser contraproducente si es que existe una placa carotídea y puede causar un ACV.

En el presente informe se comunica que se observó que la estimulación vagal se incremente con la posición decúbito. Esta nueva maniobra se basa en recostarse rápidamente de espaldas desde una posición de sedestación. Brevemente los pacientes con palpitaciones se sientan en una superficie cómoda, luego se colocan en una posición supina por 1 a 2 segundos sin asistencia. Mientras están en posición supina, el paciente debe respirar lenta y profundamente.

Esta maniobra se utilizó en 5 casos con buena respuesta. El posible mecanismo de acción es que se aumenta la presión en los baroreceptores de la carótida o se incrementa el retorno venoso. Al cambiar a posición supina rápidamente se estimulan los baroreceptores, lo que cause una estimulación vagal corta pero intensa, lo que haría que los episodios de TSV terminen.

La colaboración del paciente está asegurada, al ser una técnica sencilla, que puede ser guiada de manera verbal, además de no tener riesgo de ACV, por lo que debería ser la técnica de elección en pacientes con ateroesclerosis en arterias carótidas.

Más información: American Journal of Emergency Medicine

Sponsor

Nuestros visitantes

Copyright Galenoscopio.org
Politica de privacidad
Design and code by CooLWeb.eu